Inicio Biografía de Don Pablo García y Montilla
Biografía de Don Pablo García y Montilla


EL CAMPECHE EN QUE VIVIÓ DON PABLO GARCÍA Y MONTILLA

Campeche para 1850 pertenecía al Estado de Yucatán. Si bien la capital política de Yucatán se encontraba en Mérida, Campeche era una comunidad en crecimiento y que cada vez demandaba mayores espacios de representación y opciones para su desarrollo.

Al iniciarse la segunda mitad del siglo XIX, el Estado de Yucatán, conformado entonces por los territorios de los distritos de Mérida, Valladolid, Peto, Motul, Izamal, Ticul, Hecelchakán y Campeche, Carmen y Seyba se encontraba inmerso en el proceso de deterioro de su economía y por ende, del orden social y político; los desordenes administrativos, la lucha entre los grupos políticos por el poder, la defensa de intereses particulares y la explotación de los indígenas en el campo, alentaron el surgimiento de movimientos sociales, que aspiraban el alcance de ideales humanistas, que permitieran condiciones sociales y económicas más justas para los ciudadanos del Estado.

Intereses económicos y sociales divergentes conformaron grupos políticos antagónicos que se adhirieron a las tendencias centralistas y federalistas, en diferentes momentos de nuestra historia. Gobernaba Yucatán Don Santiago Méndez Ibarra, político de pensamiento federalista, que se opone al centralismo, lo que le impulsaba a alentar el movimiento independentista del Estado de Yucatán; era líder del grupo Mendista, opositor al grupo barbachanista, liderado por Miguel Barbachano y Tarrazo. Ambos líderes eran campechanos por nacimiento. La alternancia en el poder entre estos dos grupos, propició discordias y disidencias e incrementó las diferencias entre centralistas y federalistas. Este bipartidismo creó circunstancias que alentaron la anarquía y la desarticulación regional.

En Campeche se inició un proceso de relevo generacional de hombres y políticas. Surge así en el Distrito de Campeche, perteneciente al Estado de Yucatán, un nuevo partido político que no coincidía ni con la corriente mendista, ni con la barbachanista, y que albergando una generación novel, se hace presente en la política local, exigiendo su innato derecho de participar en la administración pública.

La aparición del grupo "Campeche", identificado así por su amor y anhelos de progreso centrados en el Distrito del mismo nombre, era dirigido por los Señores Pablo García y Montilla y Tomás Aznar Barbachano, ambos que habían sido discípulos y profesores del "Colegio de San Miguel de Estrada" y cuyas actividades anteriores no habían sido prominentes en el circulo político peninsular. Junto con ellos, aparecen en la escena política Pedro Baranda, Dr. Domingo Duret, Antonio y José García y Poblaciones, Irineo Lavalle, Santiago Martínez Zorraquín, Miguel Domínguez, Rafael Carvajal, José del Rosario Hernández, Antonio Castillo, Marcelino Castilla, Nicolás Dorantes y Ávila, Agustín Urdapilleta, Federico Duque de Estrada, Miguel Urbina, Manuel Ferrer, Leandro Domínguez, por citar a algunos de los muchos ciudadanos que apoyaban la causa.

QUIEN FUÉ DON PABLO GARCÍA Y MONTILLA.

Abogado y político. Nació en la ciudad de Campeche e1 24 de enero de 1824 en el número 61 de la hoy calle 61, antes calle La Paz. Vino al mundo en un modesto hogar formado por el peluquero Sebastián García y la modista María Francisca Montilla., originaría de Nueva Orleáns. Después de cursar la primaria en una escuela local, pasó al seminario Clerical de San Miguel de Estrada. Posteriormente estudio en la Universidad de Yucatán, de la que obtuvo el título de Licenciado en Leyes y el de Abogado del Tribunal Superior de Justicia en 1850.

Entre sus actividades como profesionista se destaca que fue catedrático de filosofía en el mismo Colegio de San Miguel. Fue síndico del Ayuntamiento de Campeche; Juez de primera instancia de lo Criminal; Juez de Distrito y Secretario de la Jefatura Política. En 1848 fue Secretario del Jefe de la División de Operaciones en campaña contra los indios sublevados.

EL INICIO DE LA EMANCIPACION POLÍTICA DE CAMPECHE.

Los jóvenes liberales campechanos encuentran la oportunidad de hacer uso de sus derechos políticos, en las elecciones para gobernador del Estado y diputados federales y locales, que se celebrarían el 31 de Mayo del año 1857.

Como principio y para dejar en claro que su posición era diversa a los viejos partidos de Méndez y Barbachano, nombraron como su candidato a la gubernatura a Don Liborio Irigoyen, contraponiéndose a la candidatura oficial que representaba Pantaleón Barrera, candidato del partido de Méndez; para diputado local por el Distrito electoral de Campeche, Seyba y Carmen se postuló a Pablo García y para el Congreso Nacional a Tomás Aznar Barbachano.

Los jóvenes combativos campechanos, para poder difundir sus ideas y programas políticos crean El Espíritu Público, periódico que fuera el órgano de información del nuevo partido político, y era dirigido por Don Santiago Martínez Zorraquín.

El resultado de las elecciones favoreció al partido Mendista. Se eligió como gobernador de Yucatán, a Don Pantaleón Barrera y como vice gobernador a Don Santiago Méndez, estas elecciones fueron consideradas fraudulentas ocasionando así, un descontento general.

En el proceso electoral Pablo García resulta electo diputado local, por lo que se dirige a Mérida para tomar parte en las sesiones de la Legislatura Constituyente y Constitucional, a instalarse el día 5 de julio. En calidad de diputado presentó la petición de "examinar la legitimidad de la elección", basándose en la denuncia de los abusos, practicas fraudulentas y actos en los que intervino el grupo oficial, violentando el acuerdo, en el que habían signado la no interferencia del gobierno en el proceso electoral; en ese mismo acto solicitó el escrutinio de la elección de Pantaleón Barrera, manifestando en todo momento que el entonces Gobernador era producto de elecciones fraudulentas y como tal, no sería reconocido.

En la sesión del día 9 de julio, el Congreso rechazó la postura de García alegando que ese cuerpo legislativo debía limitarse al cómputo, prescindiendo de la autenticidad o legalidad, por ser tales formalidades requisitos de la competencia de las juntas seccionales que las habían aceptado y remitido al Congreso. El presidente del mismo, Don Pantaleón Barrera sometió a deliberación si se aceptaban o no las boletas; pero al formularla, el Sr. García pidió la palabra para ilustrar la discusión del punto propuesto. García no opuso argumento alguno, porque le fue negado el uso de la palabra; y, sin discusión fue aprobada por cuatro votos contra tres.

Derrotado García con el sacrificio del derecho, cuyo libre ejercicio es el único medio del cumplimiento de tal investidura, pidió que se consignara formal protesta contra estos procedimientos y que por ello, se separaba de la legislatura.

Ante estos hechos Pablo García publica el 15 de julio de 1857, un manifiesto cuyo primer párrafo dice:

"Nada espero de nadie, todo lo espero de un buen gobierno; esto es, de un gobierno que emane de la genuina voluntad del pueblo, única fuente de toda autoridad legítima."

Y continua aduciendo que la primera junta preparatoria se ha negado a oír las razones en las que fundamenta la inconformidad del resultado del proceso electoral. Después de este enfrentamiento, Pablo García renuncia a la Legislatura alegando falta de libertad en la asamblea.

El grupo de jóvenes liberales campechanos, inició sus reuniones en la calle Iturbide número 74, hoy calle 53, sitio en donde se ubicaba la botica de Don Andrés Ibarra y Don Leandro Domínguez. En ellas, Don Pablo García preparaba los ánimos para efectuar el movimiento de emancipación de Campeche que ya se consideraba inevitable. Analizaban además, los diferentes gobiernos caudillistas anteriores y sus estructuras políticas impuestas, finalmente concluían que estos eran los que habían ocasionado todos los males a Campeche y que, en propia opinión, habían propiciado la ruina del Estado de Yucatán. Señalaban que, a causa de todos estos conflictos - incluyendo la Guerra de Castas - Campeche, vio mermar su población, caer el valor de sus fincas, paralizarse y disminuir su comercio.

EL SURGIMIENTO DEL ESTADO DE CAMPECHE

La noche del 6 de agosto de 1857, varios campechanos agrupados alrededor de García, Pedro Baranda y Leandro Domínguez se apoderaron de los Baluartes de Santiago y la Soledad, así como de la maestranza de artillería.

Sin saber exactamente lo que pasaba, las tropas del gobierno aislados y desorientados se abrieron fuego unos a otros.

Pablo García, estaba al tanto de los acontecimientos, era acompañado en estos álgidos momentos, por Don Pedro Baranda y Don Irineo Lavalle. Eran momentos de confusión total, por lo inesperado y sorpresivo de las acciones efectuadas por los valientes precursores del movimiento de la emancipación política de nuestro Estado. No obstante a lo tenso de la situación, hubo sensatez e inteligencia, se celebró ese mismo día un pacto de armisticio, gracias a la mediación que realizaran los respetables señores Don José María Regil, Don José García y Poblaciones y Don Tomás Aznar Barbachano, ante los jefes militares de la plaza, el General Ulloa, el Coronel Alejandro García Marcín y el Comandante de Artillería Don José del Carmen Bello, acción que evitó el derramamiento inútil de más sangre; en este pacto se acordó el envío de una comisión, quienes se entrevistarían con las autoridades del gobierno, en la ciudad de Mérida, misma que regresó sin acuerdo favorable alguno, pero sí con la advertencia de guerra por parte del gobernador de Yucatán.

Fue el 7 de agosto de 1857, cuando un grupo de jóvenes campechanos liberales, educados bajo principios de libertad y progreso, iniciaron un movimiento social, eminentemente popular: La Gesta Histórica de Emancipación; Campeche, inicia su separación del Estado de Yucatán.

Pablo García y Montilla, Pedro Baranda Quijano, Tomás Aznar Barbachano, Leandro Domínguez, entre otros distinguidos liberales, encabezaron el movimiento que consumó la creación del Estado de Campeche.

El día 9, los vecinos de la ciudad firmaron un acta en la que se desconocía al Gobernador Pantaleón Barrera y al Congreso del Estado; y en ese mismo acto se nombraba Gobernador del Estado de Yucatán a Don José María Vargas y a Don Pablo García como Jefe Político y Militar del Distrito de Campeche; de igual forma cesa de sus funciones al Ayuntamiento y nombra en su lugar a uno nuevo compuesto por ciudadanos. Creció el apoyo y el nuevo líder tomó decisiones rápidas.

Como jefe político y militar de Campeche, asumió la responsabilidad de hacer conocer al Presidente de la República Ignacio Comonfort, la orientación del movimiento del 7 de agosto. En este sentido se dirigió a él con fecha 12 de agosto de 1857, notificándole que los acontecimientos, contaban con el apoyo popular, ya que representaba la generalidad del descontento e inconformidad por los manejos de la aduana, así como de diferentes ramos del gobierno.

A finales del mes de agosto, el gobierno yucateco desconoció los acuerdos y actas del movimiento e inició la movilización militar para someter a los sublevados, la tropa enviada al mando del coronel Manuel Cepeda Peraza, invadió Calkiní, Hecelchakán y Tenabo.

En el mes de octubre del año 57, las tropas sitiaron Campeche, dando inicio a una lucha sangrienta que duró aproximadamente tres meses. El triunfo fue conseguido por los campechanos, al lograr el retiro de las tropas yucatecas. Iniciado el año de 1958, en los primeros días del mes de abril, numerosas poblaciones como Hecelchakán, Calkiní, Nunkiní, Dzitbalché, Becal, Tenabo, Tinún, Hopelchén, Bolonchenticul, Dzibalchén, Iturbide, Carmen, Sabancuy, inclusive Maxcanú y Halachó, manifestaban su voluntad de que el distrito de Campeche se convirtiera en una entidad política independiente al Estado de Yucatán.

En consecuencia el 3 de mayo de 1858, se firmó el convenio de división territorial, que entre otros puntos estipulaba lo respectivo a línea divisoria, las obligaciones de los gobiernos en lo respectivo a la Guerra de Castas, las observancias en materia de impuestos y aranceles; se publicó en la ciudad de Campeche con la solemnidad del caso el 15 de mayo.

Consecuencia inmediata del convenio, el día 18 fue expedido un documento de cuatro puntos por la cual la Junta Gubernativa del Distrito de Campeche e Isla del Carmen, declara la erección del Estado de Campeche, reconociendo como Gobernador a Pablo García y estableciendo que la designación de Comandante general recaería en Pedro Baranda;

En este acto, se nombra un Consejo de Gobierno que estaría integrado por cinco miembros. De esta manera, quedó erigida la entidad, aunque faltaba cumplir los requisitos que establecía el código político de la nación. La legalidad federal imponía condiciones diferentes a la manera como se manejo la cuestión, y no se cumplía con lo establecido en la Constitución Federal de 1857, ya que el Artículo 43, al referirse a las partes integrantes de la Federación, no reconocía a Campeche como Estado, sino como un distrito perteneciente al Estado de Yucatán; para la culminación del triunfo liberal era imprescindible una reforma constitucional.

Con fecha Mayo 31 de 1858, García envió al Presidente Benito Juárez, al puerto de Veracruz - sede del gobierno liberal - la documentación pertinente para la institución y funcionamiento de una Entidad consolidada de hecho. Juárez, respondió a García mediante misiva fechada el 25 de junio del mismo año, notificándole que los papeles serían remitidos al cuerpo legislativo tan pronto como se instalase, en virtud del desfasamiento gubernamental por causa de la Guerra de Reforma. El Presidente Juárez admitió los sucesos, pero los condicionó a la respuesta del Congreso. Ante esta expectativa, García se apresuró a enviar a principios de 1859, una comisión que se acreditase ante el Presidente Juárez, para referirle la cuestión campechana.

Llegó a Veracruz encabezando la comisión Federico Duque de Estrada, y aunque fue admitida la representación, el Ministerio de Gobernación lo invitó a que expresara el objeto de su viaje. El comisionado solicitaba la aprobación del acta del 9 de agosto de 1857, con lo cual Pablo García tácitamente pedía su reconocimiento como guía político y militar; la aprobación de los actos de gobierno emanados del movimiento del 7 de agosto y de otros puntos que trataban de la destitución y designación de funcionarios de los ramos de Hacienda y Militar.

Posteriormente en abril de 1859 el Ministro de Gobernación, Melchor Ocampo, respondió en términos de la política que imponían las circunstancias, pues seguramente no deseaba abrir un frente nuevo en materia de controversia constitucional, y le respondió a García con un acuerdo preliminar, admitiendo conformidad en lo que no se opusiera a la Constitución, y siempre y cuando no se vulneraran las facultades del Congreso de la Unión.

El momento político de los sucesos de la Guerra de Reforma aliviaron las preocupaciones de Pablo García, ya que la paz nacional y la reunión del Congreso, iban a requerir de un par de años para su consolidación. Estas circunstancias le ofrecieron un tiempo valioso para que emprendiera una tarea de agrupamiento en lo político y de adelanto en el gobierno. Expidió una Ley Orgánica para la Administración Pública el 25 de mayo de 1858; declaro día de festividad pública el 7 de agosto para establecer una conciencia cívica irrefutable, y puso especial atención al ramo educativo.

No todos los días fueron de paz para Pablo García; el joven líder necesitó enfrentar los problemas de la Guerra de Reforma, pero además dio una atención constante a los asuntos públicos y políticos, ya que a mediados de 1859, Pantaleón Barrera impulsó un movimiento en Hopelchén que pedía la reincorporación de Campeche a Yucatán; no obstante, fracasó y García siguió en el mando político y militar.

A finales de 1860, fueron derrotadas las fuerzas de la reacción y el gobierno del Presidente Juárez, expidió en Veracruz la convocatoria para la elección de Presidente de la República y Diputados al Congreso de la Unión. Este documento se publicó en Campeche acompañado de otra convocatoria: la de elección de constituyentes locales, con la misión principal, no sólo de elaborar un documento de tal importancia, sino la de presentar un escrito que solamente era facultad de los Estados que legalmente eran parte de la Federación. Fue otro golpe de audacia, las principales funciones de la asamblea fueron hacer oír su voz ante el Congreso de la Unión, para el reconocimiento de Campeche como estado de la Confederación y expedir su Carta Constitucional y Leyes orgánicas, ello en un plazo de cuatro meses.

Un nuevo frente de batalla se abría en el Congreso Federal, Tomás Aznar Barbachano y Juan Carbó Álvarez, voces de los campechanos en el recinto parlamentario, dando excelentes muestras del patriotismo, laboriosidad y talento presentaron al soberano Congreso de la Unión, la interesante "Memoria sobre la conveniencia, utilidad, y necesidad de erigir constitucionalmente en Estado de la confederación mexicana al antiguo Distrito de Campeche". Dicha obra fue valiosa, para el logro de tan importante proyecto para los campechanos: la emancipación política del Estado.

Fue el principio de un largo debate parlamentario para lograr la creación del Estado de Campeche, ya que la representación yucateca presentó un informe similar a través del Diputado Suárez Navarro, para evitar la escisión del distrito de Campeche, del Estado de Yucatán. La nueva Constitución Campechana, no solo tuvo por objetivo establecer la organización y funcionamiento legal del orden Administrativo, Judicial y Legislativo del Estado, sino además ofrecer a la cámara federal un hecho de tal fuerza, que hiciera difícil una posible derogación o desconocimiento de la misma. Vino a constituir un apoyo más para el reconocimiento de Campeche como Estado.

Ante estos hechos, después de seis años el 9 de febrero de 1862 y siendo Presidente de los Estados Unidos Mexicanos el Licenciado Benito Juárez García, expidió un decreto en donde se reconocía la erección de Campeche como Estado de la Federación.

PABLO GARCÍA. PRIMER GOBERNADOR DEL ESTADO DE CAMPECHE.

Entre los logros más destacables del trabajo que como gobernante realizo Pablo García fue , entre otras cosas, fue la fundación del Instituto Campechano, por decreto del 26 de octubre de 1859, colegio de segunda y alta enseñanza en el edificio del Colegio Clerical de San Miguel de Estrada.

También organizó la Guarda Nacional, poniendo la de cada Partido a las órdenes del Jefe Político. Aplicó las Leyes de Reforma, estableciendo el Registro Civil y secularizando los cementerios. Fomento la instrucción pública creando nuevas escuelas y mejorando las existentes. Abolió los caciques y las repúblicas indígenas, designando en su lugar Compañías de Guardia Nacional, deslindó las funciones municipales de las judiciales en las poblaciones menores.

Organizo la administración de justicia creando Tribunales de primera y segunda instancia y un Tribunal Superior y abolió las cuotas , sujetando a sueldo fijo a los empleados del ramo judicial. Suprimió monopolios de harina de trigo y reorganizó la Hacienda Pública, poniendo fin a la venta de indígenas de Yucatán.

Tomó posesión por segunda vez como Gobernador de Campeche el 15 de diciembre de 1867, periodo que debía terminar el 16 de septiembre de 1871, pero concluyó su mandato en 1870.

En 1875, alejado de la política, fue nombrado en Yucatán Secretario de la Sala Primera y del Tribunal Superior de Justicia. Fue profesor de la Escuela de Jurisprudencia y Presidente del Consejo de Instrucción Pública, Director del Instituto Literario y Magistrado del Tribunal Superior de Justicia.

En Campeche, por decreto del 10 de octubre 1882, durante el gobierno de Don Arturo Shields, la Legislatura del Estado lo declaró Benemérito del Estado de Campeche, mandando colocar su retrato en la Sala de Sesiones.

El Licenciado Pablo García Montilla, falleció en Mérida, Yucatán e1 31 de julio de 1895

En Campeche, por decreto del 10 de octubre 1882, durante el gobierno de Don Arturo Shields, la Legislatura del Estado lo declaró Benemérito del Estado de Campeche, mandando colocar su retrato en la Sala de Sesiones.


Fuentes:

Monografías de los municipios de Campeche. Tomo 1, Campeche. México Gobierno del Estado de Campeche, 2008

Enciclopedia histórica de Campeche Dirección de Román Piña Chán. – México. Tomo E: La gesta heroica de Pablo García Gobierno del Estado de Campeche, 2003.

Sierra Brabatta, Carlos Justo. Diccionario biográfico de Campeche.-- Campeche, México.: Gobierno del Estado de Campeche, 1991.